La educación profesional es una excelente alternativa para adquirir competencias técnicas, habilidades blandas y entrar rápido al mercado laboral. En este contexto, la metodología ABP agiliza el proceso de formación.

Además, tiene una gran capacidad para asociarse a las competencias que los sectores productivos, como la industria minera, siempre necesitan. Hablamos de una metodología de aprendizaje afectiva, en constante perfeccionamiento y uso.

Bajo la premisa “aprender haciendo” es un método orientado a construir aprendizaje desde la actitud y el accionar activo. Es decir, los alumnos desarrollan la capacidad y habilidad para resolver problemas que deberán atender en su futuro laboral.

¿Qué es la metodología ABP?

 

El Aprendizaje Basado en Proyectos o ABP tiene como objetivo desarrollar diferentes áreas del conocimiento; específicamente, aquellas orientadas a dar soluciones a problemas cotidianos.

La metodología ABP es una estrategia sistemática de enseñanza que fomenta en los estudiantes la obtención de conocimientos y habilidades. Además, adquirir un rol activo y favorecer la motivación académica.

Es decir, busca desarrollar en los estudiantes competencias y habilidades que le permitan resolver problemas de la vida real. Además, están estructurados alrededor de preguntas complejas, auténticas y tareas cuidadosamente diseñadas.

Todo mediante un proceso de investigación, acción y creación de un producto final, que exige altos niveles de implicación y cooperación. En el proceso, genera responsabilidad, independencia y fomenta el pensamiento creativo.

“El ABP hace que los alumnos trabajen en equipo, se muevan y relacionen con otros, desarrollen todas las destrezas necesarias y se perciban como protagonistas y agentes del cambio.”

Beneficios de la metodología ABP para la capacitación empresarial

 

La metodología ABP permite desarrollar en los colaboradores competencias y habilidades necesarias para resolver problemas cotidianos en entornos laborales. En el proceso de capacitación empresarial, se obtienen los siguientes beneficios:

  • Desarrolla el pensamiento crítico y práctico.
  • Aumenta la motivación, la integración y la productividad.
  • Mejora las habilidades sociales, interpersonales y de trabajo en equipo.
  • Aumenta la capacidad para integrar en la vida real los conocimientos técnicos y las habilidades blandas.
  • Desarrolla el aprendizaje autónomo, la creatividad, el espíritu autocrítico y el emprendimiento.
  • Mejora la gestión del tiempo.
  • Mejora el uso del lenguaje oral al debatir o exponer ideas.
  • Integra un modelo de trabajo que se utiliza en situaciones laborales reales.
  • Construye el aprendizaje basado en teorías y problemas cotidianos de las empresas.

Además, en el contexto profesional, la metodología ABP:

  • Potencia las estrategias de resolución y la toma de decisiones. Tanto individuales como grupales.
  • Fortalece las habilidades de comunicación y argumentación.
  • Crea conciencia del propio proceso de aprendizaje y de la mejora continua, a lo largo de su vida laboral.

El equilibrio perfecto entre la teoría y la práctica

Otro de los beneficios de la metodología ABP es su capacidad para lograr el equilibrio perfecto entre la teoría y la práctica. En este sentido, resaltan la enseñanza por proyectos, la investigación y la planificación como ejes esenciales.

El objetivo es que los colaboradores desarrollen habilidades para resolver problemas cuando actúen profesionalmente. En este contexto, pasan dos días a la semana en aula y el resto en la empresa recibiendo tutorías.

“El ABP prepara a los colaboradores y alumnos para fijar el conocimiento a largo plazo y resolver el día a día en sus campos laborales.”

El aporte del ABP y el desarrollo de habilidades socioemocionales

Para la metodología ABP es una prioridad despertar las soft skills o habilidades blandas en los colaboradores y alumnos. El objetivo es que acumulen un repertorio único de experiencias y ventajas competitivas para alcanzar el éxito laboral.

Estas habilidades blandas incluyen la creatividad, la resolución de problemas, el pensamiento analítico, la innovación y la resiliencia, como ejes fundamentales; especialmente, porque son las que necesitan los profesionales del futuro.

Finalmente, durante el desarrollo de habilidades socioemocionales fomenta la autonomía y el trabajo en equipo. Además, el ABP considera que cualquier metodología efectiva de aprendizaje, debe ir más allá de las habilidades técnicas.

El ABP como metodología principal de CETEMIN para el desarrollo de competencias técnicas

 

La amplia capacidad de la metodología ABP la convierte en la más efectiva para ser usada en la educación técnica de calidad. Gracias a su alta cantidad de horas prácticas permite desarrollar la premisa «aprender haciendo».

Esa es la principal razón por la que en CETEMIN nos hemos dedicado a instaurarla como metodología principal. Específicamente, para desarrollar competencias técnicas, habilidades blandas y potenciar la empleabilidad.

El ABP forma parte integral de nuestras estrategias de aprendizaje en la formación técnica. Especialmente, en carreras relacionadas con la minería y el mantenimiento de equipo pesado y eléctrico.

Finalmente, está inmerso en los 3 principios básicos de nuestro modelo educativo:

  • Educación Intensiva (Saber). Aumentamos la carga horaria de teoría y práctica, para reducir a la mitad la duración de las carreras técnicas.
  • Educación por Inmersión (Saber Ser). Los estudiantes se internan en nuestras instalaciones, de lunes a viernes, para recibir clases, hacer sus tareas y realizar prácticas.
  • Educación por Competencias (Saber Hacer). Tenemos laboratorios y talleres para que los estudiantes pongan en práctica lo aprendido en clase. Es así como en CETEMIN nos aseguramos de que adquieran las competencias técnicas y habilidades blandas para ejercer en el campo laboral.

En cada uno de ellos la práctica es pieza clave. Es así como logramos obtener resultados fructíferos en cada uno de nuestros programas y los estudiantes son los más beneficiados.

Conclusiones

 

El eje de la metodología ABP está en el planteamiento de problemas cotidianos, la solución y la posibilidad de aprendizaje significativo. Su objetivo es fomentar el trabajo en equipo, ideas, conocimientos, competencias técnicas y soft skills.

Además, el ABP, fomenta: buscar, elegir, discutir, aplicar, corregir y ensayar para solucionar problemas laborales reales. Al mismo tiempo, facilita el empoderamiento y promueve la capacitación profesional.

Son solo algunas de las razones por las cuales el ABP es la metodología principal de CETEMIN y sus programas educativos. Específicamente, la utilizamos para el desarrollo de competencias técnicas y habilidades blandas.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

 

Deja una respuesta

Abrir chat